La comida italiana, y en particular la pizza, tiene la fama de ser un aporte calórico excesivo en nuestra dieta, pero todo depende del tipo de pizza y como se prepare.

Nosotros hoy os traemos una idea para poder disfrutar de la pizza y del sabor de Italia sin pasarte en las calorías.

Para preparar la base solo necesitaremos harina integral, agua, levadura, sal y un chorrito de aceite de oliva para dejarla más jugosa. Podemos hacerla fina para disminuir las calorías ya que no será necesario que sea gruesa.

A continuación, el queso: Para evitar caloría en exceso evitaremos sobre todo el queso azul, los curados y los que incorporan nata, además tendremos que medir la cantidad que ponemos, ya que es un ingrediente más, no el más importante.

Además del queso incorporaremos otros ingredientes bajos en calorías como puede ser el pollo, pavo, o jamón york. También podemos incluir ingredientes vegetales, como champiñones, puerros, pizza, tomates, todos son ideales para añadir a la pizza.

Cualquier verdura u hortaliza que tengamos en la despensa, previamente salteada en la sartén con un chorrito de aceite de oliva, aderezadas con hierbas y especias aromáticas, es una buena opción para preparar una pizza casera baja en calorías

Marisco y pescados como gambas, atún, caballa, pulpo… son ricos en proteínas y, lo mejor, bajos en grasas. Se pueden utilizar para elaborar una rica pizza al estilo marinero, combinándolos con vegetales variados.

En definitiva, solo hay que saber elegir bien los ingredientes para no pasarse con las calorías, pero si prefieres que lo haga un gran profesional, ven a visitarnos a nuestro restaurante y disfruta de nuestra gran oferta de pizzas.