La gastronomía italiana es de sobra conocida mundialmente, por culpa de platos como sus pastas risottos o sus pizzas, con infinidad de variaciones entre todas ellas, incluso para la gente con los gustos más raros o especiales que te puedas imaginar.

Aunque su vino es mundialmente conocido, del resto de bebidas poca gente habla, por eso hoy vamos a comentar las más tradicionales de este referente gastronómico a nivel mundial:

Frangelico

Es un licor creado en el norte de Italia hace unos 300 años, con sabor de avellana cómo producto principal de la elaboración y con toques sutiles de chocolate y vainilla. A lo largo de los años esta infusión, porque era una infusión, se fue destilando, generando el alcohol. Ahora lo utilizamos como chupitos tradicionales para después de una buena comilona.

Limoncello

Espectacular bebida que a todo el mundo gusta y que nadie rechaza. Gracias a las cáscaras de limón, azúcar, alcohol y agua se consigue este fantástico producto con un sabor ácido y un sabor incomparable

Amaretto

Conocidísima bebida en todo el mundo. Este producto tiene una historia oculta detrás, y es una historia de amor relacionada con varias plantas aromáticas y fusionadas con toques de caramelo.

El amaretto tiene su origen en Saronno, una pequeña localidad cercana a Milán, Italia. Cuenta la leyenda que alrededor de 1520, un discípulo de Leonardo da Vinci, recibió el encargo de pintar un fresco, para pintarlo contó con la ayuda de la hija de la dueña de una posada. Al parecer pasados los meses la joven se enamoró del pintor y como muestra de su amor y agradecimiento hacia él, le preparó una bebida con productos naturales que tenía en su jardín.

Esta prueba de amor fue ofrecida a Bernardino quien llevó esta bebida fuera de Saronno y la dio a conocer por toda Italia.

Ven a disfrutar de estos y más licores de italiana a La Bella Anna, el corazón de Italia en Madrid