La palabra»pizza«probablemente comparte su origen con la pitta griega y la pide turca, lo cual nos indica que pertenece a una numerosa y ancestral familia de panes planos.

Aunque hay referencias a la pizza desde el siglo XVIII, la palabra se utilizaba de forma genérica para referirse a todo tipo de pasteles  y para lo que se conocía como focacciaschiacciata, es decir, un trozo plano de masa salpicado con grasa o aceite y cocinado rápidamente en un horno caliente. En realidad es una receta tan habitual que no tendría sentido intentar buscar sus orígenes concretos.

Pese a esto, los napolitanos se aferran a un episodio acontecido en 1889 para erigirse como creadores del plato nacional italiano.